El "útero artificial"
Sábado 25 de Junho 2005 Fonte : http://www.infobae.com/

Según el biólogo francés Henri Atlan, tener un hijo sin pasar por el embarazo ni el parto ya no es fruto de la ciencia ficción. En su libro “El útero artificial”, habla de los bebés concebidos por “máquinas”.

El trabajo señala una etapa fundamental en la toma de conciencia de las transformaciones como producto de los avances de la biología y de la asistencia médica a la procreación y anuncia que el siglo XXI verá nacer el útero artificial y la ectogénesis (es decir, el desarrollo del embrión fuera del organismo materno).

Así, tras el auge de la reproducción in vitro y las importantes victorias logradas en la lucha contra la esterilidad, Henri Atlan, biólogo y especialista en bioética, señala una nueva y formidable frontera: aquella que verá a la especie humana reproducirse fuera del cuerpo de las mujeres.

Sin embargo, Henri Atlan evita precisar cuál es el plazo que nos separa de este acontecimiento histórico, aunque, asegura que “está claro que hoy la mecanización de la gestación dejó de pertenecer al ámbito de lo posible para entrar en el de lo probable”.

Desde hace un cuarto de siglo sabemos crear embriones fuera del aparato genital femenino y cultivarlos in vitro antes de colocarlos dentro del útero materno, y los médicos han aprendido nuevas técnicas de reanimación de prematuros.

No obstante, quedan por crear las herramientas que permitirán reunir estos dos estadios del desarrollo embrionario y fetal; unos mecanismos que reproducirán artificialmente las funciones naturales realizadas durante nueve meses por el útero y la placenta. La cuestión es de una gran complejidad técnica. Pero para Atlan no es algo insuperable.

De esta forma, los debates sobre la legitimidad y las consecuencias de la utilización del útero artificial podrían marcar el siglo XXI con más intensidad y violencia que los de la despenalización de la interrupción voluntaria del embarazo en las últimas décadas del XX.

La técnica, denominada ectogénesis, desarrollada en un principio por motivos terapéuticos en el marco de los tratamientos contra la esterilidad, de los abortos repetidos o de la protección de los grandes prematuros, permitirá desarrollar una nueva forma de procreación, ajena a la mujer, artificial.

La ectogénesis va a establecer una simetría que aún no existió entre los hombres y las mujeres. Estas sólo participarán en la procreación mediante el óvulo, al igual que los hombres con sus espermatozoides. La mujer ya no tendrá que soportar la pesada carga de la concepción.

Enviar este clipping por Email Imprimir este clipping